Mujeres de Liderazgo lanza campaña “Lo que Debe ser Penoso”, orientada a la prevención y reducción del embarazo adolescente. Mujeres de Liderazgo que cuenta con más de 10 organizaciones aliadas, entre ellas la Red de Empresarias de Nicaragua, busca fomentar un cambio cultural respecto a la situación del embarazo adolescente en Nicaragua con gran énfasis en la salud sexual y reproductiva.

“Es penoso que hemos naturalizado ver a las adolescentes cargando criaturas y no libros para estudiar. Por eso, lo que no debe ser penoso es que los padres hablen con sus hijos sobre sexo o que reciban una educación sobre salud sexual y reproductiva adecuada”, afirmó Marina Stadthagen, directora ejecutiva de la Red de Empresarias de Nicaragua (REN).

En ese contexto, la campaña contempla una serie de acciones como el lanzamiento de una plataforma web informativa que estará disponible para todas las personas, la creación de contenido educativo que se estará compartiendo a través de las redes sociales de la campaña, espacios de reflexión con organizaciones de la sociedad civil y empresa privada, entre otros.

Para Mujeres de Liderazgo la campaña es de vital importancia, ya que urge crear conciencia sobre  la problemática en el país y proponer soluciones conjuntas entre el Estado, diversas organizaciones y la ciudadanía. “Hemos identificado que el embarazo adolescente es un enorme obstáculo para que las mujeres se integren de forma plena a la esfera pública. Existe un estrecho vínculo entre la maternidad temprana y pobreza, ya que obstaculiza la continuidad escolar y reduce las oportunidades de inserción laboral”, concluyó Stadthagen.

Al analizar el total de embarazadas en el país, se observa que una de cada cuatro mujeres es adolescente, según datos de la Encuesta Nacional de Demografía y Salud 2011-2012 (ENDESA). Otro dato relevante, de acuerdo a un estudio de la Fundación Nicaragüense para el Desarrollo Económico y Social (FUNIDES), a ser publicado próximamente en el marco de esta campaña, el uso de métodos anticonceptivos comienza en la mayoría de las adolescentes después del primer embarazo,cuando reciben atención en los centros de salud.